29 agosto 2006

10 poemas para cortarse las venas


Siempre he creido, que el dolor debe disfrutarse, sobretodo el ajeno... pero tambien el propio, ya que es parte importante de la vida.

Para un amigo, que le gusta sufrir, le expongo una muestra de 10 poemas, especiales para rupturas, desde distintos enfoques.





1 - Corazon Coraza - Mario Benedetti.

Porque te tengo y no
porque te pienso
porque la noche está de ojos abiertos
porque la noche pasa y digo amor
porque has venido a recoger tu imagen
y eres mejor que todas tus imágenes
porque eres linda desde el pie hasta el alma
porque eres buena desde el alma a mí
porque te escondes dulce en el orgullo
pequeña y dulce
corazón coraza
porque eres mía

porque no eres mía
porque te miro y muero
y peor que muero
si no te miro amor
si no te miro
porque tú siempre existes dondequiera

pero existes mejor donde te quiero
porque tu boca es sangre
y tienes frío
tengo que amarte amor
tengo que amarte
aunque esta herida duela como dos
aunque te busque y no te encuentre
y aunque la noche pase y yo te tenga y no.

2 - Rostro de vos - Mario Benedetti

Tengo una soledad tan concurrida
tan llena de nostalgias y de rostros de vos
de adioses hace tiempo y besos bienvenidos
de primeras de cambio y de último vagón
tengo una soledad tan concurrida

que puedo organizarla como una procesión
por colores tamaños y promesas
por época por tacto y por sabor
sin un temblor de más me abrazo a tus ausencias

que asisten y me asisten con mi rostro de vos
estoy lleno de sombras de noches y deseos

de risas y de alguna maldición
mis huéspedes concurren

concurren como sueños
con sus rencores nuevos
su falta de candor
yo les pongo una escoba tras la puerta
porque quiero estar solo con mi rostro de vos

pero el rostro de vos mira a otra parte
con sus ojos de amor que ya no aman
como víveres que buscan a su hambre
miran y miran y apagan mi jornada

las paredes se van
queda la noche
las nostalgias se van
no queda nada
ya mi rostro de vos cierra los ojos
y es una soledad tan desolada.


3 - La Culpa es de Uno - Mario Benedetti

Quizá fue una hecatombe de esperanzas
un derrumbe de algún modo previsto
ah pero mi tristeza sólo tuvo un sentido
todas mis intuiciones se asomaron para verme sufrir

y por cierto me vieron
hasta aqui había hecho y rehecho

mis trayectos contigo
hasta aquí había apostado a inventar la verdad
pero vos encontraste la manera
una manera tierna
y a la vez implacable
de desahuciar mi amor

con un solo pronóstico lo quitaste
de los suburbios de tu vida posible
lo envolviste en nostalgias
lo cargaste por cuadras y cuadras
y despacito sin que el aire nocturno lo advirtiera
ahí no mas lo dejaste a solas con su suerte
que no es mucha

creo que tenés razón
la culpa es de uno cuando no enamora
y no de los pretextos
ni del tiempo

hace mucho
muchísimo
que yo no me enfrentaba como anoche al espejo
y fue implacable como vos
mas no fue tierno

ahora estoy solo francamente
solo
siempre cuesta un poquito empezar a sentirse desgraciado

antes de regresar a mis lóbregos cuarteles de invierno
con los ojos bien secos por si acaso
miro como te vas adentrando en la niebla

y empiezo a recordarte.

4 - Viceversa - Mario Benedetti

Tengo miedo verte
necesidad de verte
esperanza de verte
desazones de verte

tengo ganas de hallarte
preocupación de hallarte
certidumbre de hallarte
pobres dudas de hallarte

tengo urgencia de oírte
alegría de oírte
buena suerte de oírte
y temores de oírte

o sea resumiendo estoy jodido
y radiante
quizá más lo primero
que lo segundo
y también
viceversa.

5 - Mario Benedetti - Talantes

Un hombre alegre
es uno más
en el coro de hombre alegres

un hombre triste
no se parece a ningún otro hombre triste

6 - 18 - Oliverio Girondo.

Llorar a lágrima viva. Llorar a chorros. llorar la digestión. Llorar el sueño. Llorar ante las puertas y los puertos. Llorar de amabilidad y de amarillo.
Abrir las canillas, las compuertas del llanto. Empaparnos el alma, la camiseta. Inundar las veredas y los paseos, y salvarnos, a nado, de nuestro llanto.
Asistir a los cursos de antropología, llorando. Festejar los cumpleaños familiares, llorando. Atravesar el África, llorando.
Llorar como un cacuy, como un cocodrilo... si es verdad que los cacuies y los cocodrilos no dejan nunca de llorar.
Llorarlo todo, pero llorarlo bien. Llorarlo con la nariz, con las rodillas. Llorarlo por el ombligo, por la boca.
Llorar de amor, de hastío, de alegría. Llorar de frac, de flato, de flacura. Llorar improvisando, de memoria. ¡Llorar todo el insomnio y todo el día!

7 - Invitación al Vomito - Oliverio Girondo.

Cúbrete el rostro y llora.
Vomita.
¡Si!
Vomita,
largos trozos de vidrio,
amargos alfileres,
turbios gritos de espanto,
vocablos carcomidos;
sobre esta nauseabunda iniquidad sin cauce,
y esta castrada y fétida sumisión cultivada en flatulentos caldos de terror y de ayuno.

Cúbrete el rostro y llora...
pero no te contengas.
Vomita.
¡Si!
Vomita,
ante esta paranoica estupidez macabra,
sobre este delirante cretinismo estentóreo
y esta senil orgía de egoísmo prostático:
lacios coágulos de asco,
macerada impotencia,
rancios jugos de hastío,
trozos de amarga espera...
horas entrecortadas por relinchos de angustia.

8 - Khalil Gibran - Me preguntas como.

Me preguntas cómo me volví loco. Ocurrió así:
Un día, mucho antes de que nacieran los dioses, desperté de un profundo sueño y descubrí que se habían robado todas mis máscaras, las siete máscaras que había modelado y usado en siete vidas.
Hui sin máscara por las atestadas calles gritando: "¡Ladrones! ¡Ladrones! ¡Malditos ladrones!".
Hombres y mujeres se reían de mí, y algunos corrieron a sus casas temerosos de mí.
Y cuando llegué a la plaza del mercado, un muchacho de pie sobre el techo de una casa, gritó: "¡Es un loco!".
Alcé la vista para mirarlo y por primera vez el sol besó mi rostro desnudo. Por primera vez el sol besó mi rostro desnudo, y mi alma se inflamó de amor por el sol y ya no deseé más mis mascaras. Como en éxtasis grité: "¡Benditos, benditos sean los ladrones que me han robado mis máscaras!"
Así fue cómo me volví loco.
Y he hallado libertad y salvación en mi locura; la libertad de estar solo y a salvo de ser comprendido, porque aquellos que nos comprenden esclavizan algo nuestro.


9 - Rayuela: 7 - Julio Cortazar.

Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano en tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.

Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugámos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y los ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo de aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar a contra mí como una luna en el agua.

10 - El hombre imaginario - Nicanor Parra

El hombre imaginario
vive en una mansión imaginaria
rodeada de árboles imaginarios
a la orilla de un río imaginario

De los muros imaginarios
penden antiguos cuadros imaginarios
irreparables grietas imaginarias
que representan hechos imaginarios
ocurridos en lugares y tiempos imaginarios

Todas las tardes imaginarias
sube las escaleras imaginarias
y se asoma al balcón imaginario
a mirar el paisaje imaginario
que conciste en un valle imaginario
circundado de cerros imaginarios
Sombras imaginarias

vienen por el camino imaginario
entonando canciones imaginarias
a la muerte de un sol imaginario

Y en las noches de luna imaginaria
sueña con la mujer imaginaria
que le brindó su amor imaginario
y vuelve a palpitar el corazón del hombre imaginario

___
Espero que los disfruten.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

que bonitos!, pone más!

barba.

Anónimo dijo...

Estos poemas son la basura mas incensata que he escuchado en mi vida... Pero sea lo que trates de lograr sigue adelante... Pero por si acaso mejor termina la primaria.

Anónimo dijo...

como vos se atreveis a poner algo asi...bueno para alguien muy culto talves estps poemas se hareis mas sencillos de leer y compreneder...pero para mi no mu7cho

pollo4 dijo...

¿es una broma no? Son los poemas mas sencillos que existen...

cerocopia dijo...

jajajjajjajja este anónimo es mejor que siga en el anonimato, porque de verdad que es bruto!!! jejejeeje

Anónimo dijo...

tan bien largos

sandy dijo...

da hueva leerlos la neta la neta hay que decir la verdad

Anónimo dijo...

Se suponía que son para personas que se lastiman bueno yo me lastimo Emm cortándome las venas con eso me siento libre es la única manera con la que puedo salir de los problemas dirán que soy emo por vestirme de negro pero no yo esperaba poemas de sufrimiento estos hablan de amor y yo no quiero eso con eso haces que salgamos que dejemos de hacer eso pero conmigo no
Resulta

PD: -GRITA MÁS FUERTE-

Anónimo dijo...

Wow me encantaron me encantaría estar viendo esos poemas de sufrimiento mientras me cortó una y otra vez para que cicatrices permanezcan por partes de mi cuerpo

PD: PUEDES ESCONDERTE CUANDO QUIERAS AL IGUAL QUE SALIR A LA LUZ